domingo, 11 de junio de 2017

LA TROYA Y EL QUIMINDUÑE.

Resultado de imagen para Trompos
LA TROYA Y EL QUIMINDUÑE.—El paraparo que la gente pobre de esta ciudad solía usar para sustituir el jabón, era popular además porque en tiempos de Se­mana Santa, los muchachos lo utilizaban para jugar el " quimin­duñe", suerte de acertijo que distraía de los oficios religiosos a los jóvenes que se detenían en la Plaza Bolívar, antes o después de entrar a la Catedral.
Hemos dicho que el paraparo era popular porque en la actualidad ha dejado de serlo. El crecimiento de la ciudad, la quema y la tala indiscriminadas e irracionales acabaron con este frondoso árbol de las sapindáceas.
Con la extinción del paraparo ha desaparecido también la tra­dición de la Semana Mayor, que es el “par o none" o el " quimin­duñe" / abre el puño / ¿sobre cuánto?...
De los tiernos juegos de Semana Santa sólo queda aislada y debilitada "La Troya" o partida de trompos.
El concreto y el asfalto de las calles han acabado con "La Tro­ya", no obstante hay niños que se las ingenian para coger el trompo en la palma de la mano sin rozar la epidermis con la escabrosa y caliente lija del asfalto.
Partidas de dos, tres, cuatro y hasta diez muchachos van lan­zando sus peonzas una y más cuadras abajo, contra la del que no
dijo a tiempo ¡Troya! o picó más afuera del blanco que los otros. Y al que no supo mantenerse activo hasta el límite convenido le caerá la guiñada o cachada sobre su trompo.
Trompo abajo es trompo en desgracia, trompo caído. Si está hecho con la madera de un Guayabo o de un Majomo que es ma­dera tan dura como la de un quebracho, resistirá las guiñadas, pero si es de Pariaguatán, madera rosada y tierna como la mis­ma tradición, inadecuada al fin para estos tiempos con monst­ruos de acero, todos sabemos lo que habrá de acontecerle.



sábado, 17 de diciembre de 2016

El Egocentrismo del Ser Humano


El ser humano es tan egocentrista que dibuja el rostro de su dios que es el Cosmo con su propio rostro.

La Felicidad

Resultado de imagen para símbolo de la felicidad
La felicidad o bienestar del ser humano consiste en hallar el punto de equilibrio entre lo bueno y  lo malo que uno y los demás tenemos como parte que somos del Cosmo.

sábado, 3 de mayo de 2014

Maquiavelo también se llamaba Nicolás

Maquiavelo también se llamaba NICOLAS y sostenía que las políticas prácticas se apartan de las establecidas para la ética, por lo que los actos y resoluciones del gobernante deben inspirarse en motivos de orden político, sin consideración a los conceptos del bien y del mal.

viernes, 2 de mayo de 2014

La verdad

La verdad virtual, aunque en el fondo sea verdad, muere.  Muere cuando es dicha por quien no inspira credibilidad.  La palabra de la verdad lleva consigo siempre una carga de emoción perceptible sólo por quienes trabajan con ella.

domingo, 13 de abril de 2014

Noche de insonnio

Lo grato del amigo que se ha muerto es poder lograr en torno a sus despojos el reencuentro de todos los bien conocidos.

* La destrucción, incluso la autodestrucción, es consecuencia de la rabia y ésta a la vez derivada de la impotencia ante la injusticia y la arbitrariedad.  El gobernante que no lo entiende es un desquiciado igual que el propio que rabia.

**Por las noches hasta el canto del gallo, una música incesante de alto volumen invade de insonnio los hogares del Casco Histórico de Ciudad Bolívar y las autoridades locales ignoran de donde viene.  Son malos pesquisadores.

**Cuando Pío era presa del estornudo alérgico muy seguido, miraba las nubes cargadas de agua próximas a reventar y más abajo los elementos contamidores del ambiente que durante el verano fueron despedidos desde las chimeneas de la industria pesada.

sábado, 5 de abril de 2014

Verdadero rostro de Bolívar



El verdadero rostro de Bolívar. Tomado de la mascarilla de yeso que el doctor Prósper Reverend (1796-1881), su amigo y biógrafo, le hizo a los pocos minutos de su muerte. La estatua yacente de la fotografía se encuentra ubicada en la Quinta San Pedro Alejandrino. Santa Marta, Colombia. Así que no puede ser otro el rostro de Bolívar, el de la marcada nariz aguileña. No vale ADN.